jueves, 15 de diciembre de 2016

CXXXIX: Fin de la partida

Llegados a este punto, me planteo como Aliado si tiene sentido continuar.

En Europa, la Unión Soviética ha sido superada en el último reducto que detenía a los alemanes: Stalingrado. No será completamente conquistada (hay que tomar fábricas muy remotas), pero quedará relegada a un estado de insignificancia. Los recursos extra que recoge Alemania la hacen un contrincante poderoso para el resto de la partida. El muro Atlántico no es impermeable, es cierto, pero una cosa es llegar a la playa, y otra desde ahí a París (por no decir Berlín). Con menos problemas en el este, Alemania puede transferir gran parte de sus tropas al frente occidental, haciendo aún más difícil la invasión aliada.

En China, Japón ha conseguido la mayoría de sus objetivos (a un coste tremendo). En el Pacífico, se van volviendo las tornas y finalmente los americanos ganarán pero, simplemente, demasiado tarde.

Doy por vencedor al Eje de la partida. Esta ha sido mi primera partida de Global War. Lo cierto es que la partida se ha decidido más por los errores, que por los aciertos. En ese sentido, es fácil ver por qué ha ganado el Eje. Los peores errores han venido de los países más difíciles de llevar (USA, CW y Japón). Mientras que el que menos ha fallado ha sido Alemania: casi no tiene intervención naval, y la invasión de Rusia la he podido practicar en muchas ocasiones con el escenario de Barbarossa.

La situación de puntos de victoria final es la siguiente:



Y esta es la situación del mundo (que nos pille confesados…):



Y de cada uno de los frentes.








Creo que es interesante hacer un pequeño análisis de la partida. En primer lugar, creo que los Aliados han fallado en la cooperación entre ellos y esto es muy importante. Insisto, muchos de los errores vienen del hecho de haberme encontrado situaciones por primera vez (como esta), al ser la primera partida de Global War jugada. La Burma Road creo que no la he llegado a usar para nada, y a los rusos les empezó a llegar la ayuda tarde y mal, cuando ya no podía servir para salvarla. Si China y Rusia hubieran tenido la ayuda logística correspondiente, en estos momentos seguiríamos teniendo partida. Japón lo tiene muy difícil para acabar con China debido a la dificultad de las comunicaciones y el excelente terreno para defenderse. Una pocas unidades extra y algún avión prestado por los americanos valen su peso x4 en China.

Musmansk fue tomado por tropas finlandesas, y el otro puerto disponible, Archangel, se congela en invierno. Rusia ha estado sola y no ha podido resistir a los alemanes (también ha cometido errores graves, aunque puntuales).

En segundo lugar, los USA se han comportado de forma caótica (de nuevo, primera partida con ellos). Se centraron exclusivamente en hacer una gran flota de portaaviones dejando descuidado otros aspectos menos relucientes, pero igual de importantes, como los transportes y los convoyes. En un momento dado, tenían que enviar una gran cantidad de tropas y aviones desde la costa este hasta Europa y no habían suficientes transportes. Cuando quisieron ayudar a Rusia, tuvieron que esperar 4 turnos a construir todos los convoyes de los que carecían.

En tercer lugar, me ha costado un buen rato llegar a un punto de estabilidad con los convoyes. Lo que ha afectado principalmente a la CW. Llevar todos los recursos desde las colonias a la City no es fácil. Y protegerlos aún menos. Eso, unido con el proceso de aprendizaje de estrategias navales, erróneo al principio, le ha pasado también factura a la CW. Al principio buscaba concentración de fuerzas navales para encontrar y destruir al enemigo. Esto dejaba gran parte del resto de zonas marítimas desprotegidas. Alemania se puede permitir eso (que haya zonas sin submarinos no tiene consecuencias para ellos), pero la CW no. Y lo hemos aprendido a las malas.

Una parte muy importante de este juego, y que lo hace tan interesante, es la planificación a largo plazo. El jugador debe pensar 6 meses o 1 año antes qué es lo que va a hacer e ir preparándose para ello. Ir haciendo la estrategia sobre la marcha, simplemente no va a funcionar. Las unidades tardan en crearse (especialmente las navales) y cosas como invasiones o desembarcos requieren tener a muchas unidades preparadas en el sitio adecuado para actuar conjuntamente.

Otra parte que lo hace tremendamente interesante para mí, es el hecho de buscar el equilibrio entre los diferentes escenarios de la contienda. Aunque en el Eje este es un factor menor, es algo fundamental para la CW y USA. No perder el ojo de Asia mientras se está luchando en Europa no es una tarea fácil. Además, enviar recursos de un continente a otro lleva un coste material y temporal muy importante, por lo que se debe minimizar al máximo.


En definitiva, estoy muy contento con esta partida. Me ha permitido aprender mucho, y me evitará errores futuros en partidas multijugador. Pensaba darme un tiempo de descanso, pero me he liado en una partida multijugador con 3 otros jugadores por PBEM. Para liarlo más, estamos jugando con todas las reglas opcionales (menos 5), así que me tengo que estudiar bastante las instrucciones. Al menos me he pedido el bando que creo más sencillo (Francia+URSS+China), así que hará la experiencia un poco más asequible. Como curiosidad, recién comenzada la partida, Francia ha ocupado tierras germánicas, ya que el jugador alemán se había dejado la puerta de la cocina abierta mientras invadía Polonia. Esto me ha permitido alinear Yugoslavia en Sep/Oct 1939. Así que, por ahora, no me está yendo tan mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada